martes, 17 de noviembre de 2020

Novela sobre arte: "La baronesa desnuda", pro Ramón Fernández Palmeral, Venta en Amazon

 


 

                                                    ((Esto no es un desnudo es un cuadro))

Venta ebook en Amazon e impresp:

https://www.amazon.com/dp/B08NMKQJV9?ref_=pe_3052080_397514860

Esta novela no se puede promocionar en Facebook porque dicen que es un desnudo. Les he dicho que es un cuadro como "La maja desnuda" de Goya.

Un trágico “thriller” sobre arte, muy cinematográfico, ambientada en Alicante, Segovia, Pedraza y Madrid donde se citan a pintores como El Greco, Velázquez, Goya, el oriolano Joaquín Agrasot, el vasco Ignacio Zuloaga, en valenciano Joaquín Sorolla, los franceses Gauguin, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, el cordobés Julio Romero de Torres, Gutiérrez-Solana, Bernardo Ferrándiz, Muñoz Degrain, Picasso, Braque, Gisbert, Valera, Gastón Castelló, Baeza, Perezgil, Fernando Soria. Donde se citan los museos de Zumaya, Pedraza, Arte de Madrid y el Museo Nacional Reina Sofía. Es una novela corta de 152 páginas que resulta muy amena e instructiva sobre arte y las técnicas de falsificación y un final sorprendente.Ramón Fernández Palmeral es autor de ocho (8) novelas publicadas en Amazon. Y es autor de unos 40 libros de diferentes temas en la misma plataforma “onlines” y en LULU.

Novela escrita en español en Alicante (España)

A tragic “thriller” about art, very cinematographic, set in Alicante, Segovia, Pedraza and Madrid where painters such as El Greco, Velázquez, Goya, Joaquín Agrasot from Oriola, Ignacio Zuloaga from Basque, Joaquín Sorolla, the French in Valencian Gauguin, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Julio Romero de Torres, Gutiérrez-Solana, Bernardo Ferrándiz, Muñoz Degrain, Picasso, Braque, Gisbert, Valera, Gastón Castelló, Baeza, Perezgil, Fernando Soria from Cordoba. Where the museums of Zumaya, Pedraza, Arte de Madrid and the Museo Nacional Reina Sofía are mentioned. It is a short novel of 146 pages that is very entertaining and instructive about art and counterfeiting techniques and a surprising ending. Ramón Fernández Palmeral is the author of eight (8) novels published on Amazon. And he is the author of about 40 books on different topics on the same online platform and on LULU.




sábado, 14 de noviembre de 2020

Baldomero Romero Ressendi, pintor sevillano, fuera de los común seguidr del estilo de Zuloaga

 Este trabajo esta dedicado al Pintor sevillano Baldomero Romero Ressendi (Sevilla 1922-1977), fue un artista -por la variedad de su obra- que supo plasmar el ambiente andaluz como pocos, en su obra cuenta con retratos de verdadero mérito. Quizá se vió perjudicada su carrera por su desordenada vida, pero esta formó parte de su personalidad.


 00_1418082218_997765

Autorretrato

Romero Ressendi, representó el flamenco alternando una visión personal y costumbrista, lienzos como el Baile en la cueva, Patio Andaluz, Escena de baile o Juerga Gitana, representan una temática reconocida como una de las más amables de este extraordinario pintor.

Baldomero Romero Ressendi tuvo una sensible personalidad artística, un expresionista heredero tanto de Goya como de Solana pero sobre todo de Valdés Leal o Zurbarán.

Su estilo de equilibrada composición, dibujo firme, cromatismo oscuro y de profundo contenido,obras surrealistas y hondamente realistas al mismo tiempo,que no resultan indiferentes al espectador.

Su dilatada obra pictórica incluye bodegones, retratos, toros, temas religiosos, gitanos y circenses, distribuida en su mayoría en colecciones privadas.

Espero que la información que he recopilado de este pintor español sea de vuestro interés y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


 000_1418082294_991187

Romero Ressendi. Autorretrato


 5el_papa_negro

El Papa Negro. El personaje que aparece en este retrato no necesita presentación entre los aficionados, se trata de el extremeño Papa Negro, fundador de la dinastía Bienvenida retratado por Baldomero Romero Ressendi (Sevilla, 1922 - 1977). El cuadro fué pintado como agradecimiento a Manuel Mejías Rapela, amigo del padre del pintor, por haber mediado para obtener el permiso paterno para trasladarse a Madrid donde convivió con la familia Bienvenida, incluso creo que vivió con ellos en Méjico cuando el Papa Negro se llevó allí a sus hijos porque en España, por su corta edad, no les estaba permitido torear.

Del pintor decir que se le consideró en su tiempo paradigma del artista bohemio e innovador, incluso fué excomulgado por el célebre Cardenal Segura (aquel que hizo lo propio con el Ayuntamiento de Los Palacios por permitir el baile agarrado).

Del torero está todo dicho, baste repetir lo que de él escribió Felipe Sassone «De los toros lo sabía todo y no quería, ni sabía, saber otra cosa. Hubiera vuelto a trabajar en cosas del toreo, hubiera zurcido capotes, construido banderillas, acaso hubiera terminado de mozo de estoques». ¡Quién pudiera haberse dado una vueltecita por la casa madrileña de General Mola, 3, verdadera Facultad universitaria del toreo, aunque sólo fuera de oyente!, como Romero Ressendi.


 1las_tentaciones_de_san_jer_nimo

Las tentaciones de San Jerónimo de Baldomero Romero Ressendi (Sevilla, 20 de enero de 1922 - Madrid, 11 de abril, 1977)

Romero Ressendi fue un pintor español. Se formó en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla, donde destacó por su gran talento artístico, aunque fue considerado por algunos de sus profesores como extravagante por su tendencia a salirse de los moldes clásicos convencionales. Coincidió durante su etapa formativa en Sevilla con el pintor natural de Marchena Eufemiano Sánchez, con quien mantendrá una gran amistad a lo largo de su vida.

A partir de 1946 fue adquiriendo fama de pintor escandaloso, algunas se sus obras fueron consideradas por la autoridad religiosa obscenas y faltas de respeto a la moral, aunque siempre gozó de protectores y amigos que le tuvieron en gran consideración.

Su estilo puede encuadrarse dentro del expresionismo. Entre sus obras principales se pueden señalar: El locutorio de San Bernardo, Las tentaciones de San Jerónimo, El Octavo Círculo o El entierro de Cristo.


 4autorretrato_de_juventud

Autorretrato de Baldomero Romero Ressendi en su juventud


 30_1418081872_689539

El padre del pintor tocando la guitarra española, dibujo. Obra de Baldomero Romero Ressendi


 32_1418082010_583883

Retrato de la madre del pintor. . Obra de Baldomero Romero Ressendi  


 3arlequin

Arlequin. Obra de Baldomero Romero Ressendi


 6el_zambo

El Zambo. Obra de Baldomero Romero Ressendi


 7francisco_vestido_de_torero

Francisco vestido de torero. Obra de Baldomero Romero Ressendi


 8los_borrachos

Los borrachos. Obra de Baldomero Romero Ressendi


 9los_condenados

Los Condenados. Obra de Baldomero Romero Ressendi  


 10retrato_de_antonio_bienvenida

Retrato de Antonio Bienvenida. Obra de Baldomero Romero Ressendi


 11retrato_de_antonio_mu_oz

De Valle dijo Primo de Rivera que era un insigne artista y un extravagante ciudadano. Al pintor alcalareño Baldomero Romero Ressendi la frase se le queda corta. Porque no hay ninguna que pueda encerrar tanta genialidad, extravagancia, bohemia, malditismo y rebeldía para definir algo tan indefinible como fue el carácter de aquel genial artista. Para muchos el mejor pintor que dio la Sevilla del siglo pasado. Para otros un colaboracionista con el régimen de Franco que le hizo disfrutar del patronazgo del general gallego. En esto, como en todos los blasones que te pinta la envidia, no hay un solo color que sea sincero. Porque, entre la leyenda urbana y la realidad, se cuenta que Romero Ressendi abandonó tras un siroco de los suyos la obra pictórica que se le habría encargado para Cuelgamuros. Y también me asegura un afamado pintor actual que, por otro arrebato marca de la casa, dejó a medio terminar un retrato del señor de los pantanos.

«Fue un pintor inclasificable pero entraba de lleno en el planeta de los extravagantes, rebeldes, malditos, bohemios y geniales»

No se casaba con nadie aunque le imputan 19 hijos, tantos como aquellos patriarcas bíblicos que fundaron sagas antediluvianas. A este genial pintor sevillano solo lo definen sus actos y sus caprichos. Puestos a enumerarlos digamos que odiaba pintar marinas y paisajes, nunca mentía en sus retratos, le gustaba el flamenco y se volvía loco con las flamencas. En la mesilla de noche tenía un libro de anatomía que estudiaba continuamente, hacia yoga, coleccionaba piedras y fósiles, le gustaba limpiar a diario las cincuenta jaulas de pájaros que tenía en su casa, entraba a pintar en el estudio a las siete de la mañana y salía a las doce, montaba a caballo y cuando iba a Casa Carreras a comprar pinturas volvía tres días después…Brilla con esplendor en ese panteón de geniales ilustres locales como aquel poeta, ganadero y estrellero que quiso crear toros con los ojos verdes…

«Le encargaron pintar los murales de Cuelgamuros pero no los hizo por no vestirse como le exigían. Los bocetos se guardaron en una cocina de Olivares»

Su cuadro «Los borrachos» huele a vino gordo y cabezudo. «El Cristo yacente» es un brutal alegato a la barbarie de los hombres y al verlo nos duele la sangre derramada. En el retrato del «Papa Negro» nos intimida la pose soberbia del rey de la saga Bienvenida. Y un boceto genial de Balenciaga nos sigue pareciendo el retrato que le pinta a la marquesa de Saltillo.

En «Las Tentaciones de San Jerónimo» no podemos estar más de acuerdo con el cardenal Segura: el buen ermitaño sucumbió al placer de la carne de hembra como refleja el éxtasis de su rostro. Otra cosa es que eso fuera motivo para excomulgar al artista. Que no me lo imagino con el sueño perdido y el alma encogida al conocer la noticia. Dormía poco Ressendi porque se bebió la vida a cada minuto. El anticuario Julio Morales guarda con emoción un dibujo rápido, trazado a la velocidad de vértigo con la que interpretaba el mundo, donde se ve a un tipo con un sombrero con forma de botella. Sus mensajes llevaban siempre la etiqueta negra de los buenos alambiques. Y entre el vino, los flamencos, las flamencas, los delirios de sus personajes y la extravagancia de su rebeldía creó el expresionismo meridional, en una tierra donde las paredes de las casas bien estaban reservadas para los cánones clásicos y los angelitos de mofletes rosados. El arco del triunfo de Ressendi tuvo que tener la amplitud del que se hizo levantar Adriano en Atenas. Porque por allí se pasaba una parada militar si hacía falta. Me cuentan los que accedieron a su círculo mágico que un general de aviación de la época le abrió estudio en el cuartel general de la segunda región aérea, donde se daban cita los artistas más considerados de entonces.

«El cardenal Segura lo excomulgó tras reflexionar sobre el cuadro “Las tentaciones de San Jerónimo” donde el eremita sucumbe al pecado carnal»

Allí pintaban, charlaban, cantaban y le cambiaban el paso a Jhonny Walker al grito de viva la vida loca en oposición al viva la muerte de los centauros del desierto. Antonio Morales, restaurador y anticuario, vio cómo el mercado de obras del genial pintor se convertía en una guerra de copistas. Algunos fueron tan torpes que trataron de falsificar lo que era auténtico, como aquel cuadro donde la firma de Ressendi iba oculta tras el marco y el copista imitó su rúbrica de forma tosca y torpe. El cuadro se titulaba «Mujeres». Tantas tuvo y gozó que, al final de su vida, el caballo viejo, lento y cansado, se echó en manos de soledad. Ella fue su última compañera. Una soledad infinita en la calle melancolía de Madrid donde murió, a los 55 años, de una enfermedad incurable: Ressendi.

El Club Los Leones le encargó a Juan Valdés que se hiciera cargo de trasladar el cadáver. Una serie de complicaciones burocráticas obligaron a Juan a poner tan delicado asunto en manos de un próspero industrial de Los Remedios que se dedicaba a la compra venta de coches y que tenía una colección notable de cuadros del finado. Un hijo de Romero Ressendi le agradeció a Valdés sus desvelos y le regaló la pata de un rinoceronte que utilizaba el pintor a modo de reposa pinceles en su estudio. Solo en la pata de una bestia podían descansar los rojos atormentados de un pintor tan brutal…

Ver 1 comentario

Los coleccionistas rusos en la biografia de Zuloaga

 rencia / 27 de septiembre de 2017 “Ignacio Zuloaga y sus admiradores rusos” Yuri R. Saveliev

A partir de los últimos años del siglo XIX, la obra de Ignacio Zuloaga se hace muy conocida en Rusia a través de sus amistades parisinas, gracias a la crítica artística publicada en las revistas de arte rusas de mayor prestigio y como consecuencia de las adquisiciones de sus obras por los coleccionistas rusos más famosos de aquella época: Ivan Shchukin, Serguey Shchukin, Ivan Morozov, Mikhail Riabushinskiy y Nikolay Riabushinskiy. Las tres famosas colecciones de arte de Moscú de Shchukin, Morozov y Riabushinskiy se completaron con obras de Zuloaga.
 
Debido a las impresiones de los cuadros de Zuloaga expuestos en París, Berlín, Dresde, Múnich o Dusseldorf a principios del siglo XX y posteriormente en Rusia (1914), el artista fue considerado por los críticos de arte rusos como el más importante representante de las tradiciones propiamente españolas en el arte contemporáneo. Se destacaba su alta maestría y su peculiar lenguaje pictórico, reflejo, al mismo tiempo, de la perfecta comprensión de la tradición española del Siglo de Oro, bien conocida y apreciada en el mundo artístico ruso.

Uno de los mejores amigos de Zuloaga de su primera etapa en París fue Ivan Shchukin (1869-1908), de la famosa familia moscovita de coleccionistas de arte, que se asentó en la capital francesa a partir del año 1893. Su residencia parisina en la calle Wagram, número 91, fue un foco cultural importante en la vida intelectual y un lugar de encuentro de los artistas parisinos con el mundo cultural y empresarial ruso. Aquí se encontraba una enorme biblioteca y su colección de pintura, que incluía lienzos de L.-E. Boudin, N.-V. Díaz de la Peña, E. Carriere, E. Degas, E. Manet, C. Monet, P. Puvis de Chavannes, A. Renoir, alguna obra de A. Rodin. Por aquí pasaron Rodin, Degas, Renoir, Redon, Huysmans, Durand-Ruel... Este último fue presentado a su hermano mayor Serguey Shchukin, quien gracias a Ivan comenzó a formar su célebre colección de impresionistas.

La amistad de Ivan Shchukin con Zuloaga influyó decisivamente en sus gustos de coleccionista. Empezó a vender a los franceses contemporáneos de su colección y se inclinó por la pintura española del Siglo de Oro: El Greco, Diego Velázquez, José de Ribera, Francisco Zurbarán, Bartolomé Esteban Murillo y Francisco de Goya. Disponía de varios cuadros de Zuloaga, por ejemplo, El palco en los toros, actualmente en el Museo de Bellas Artes Pushkin de Moscú.

En junio de 1905 Zuloaga, Rodin e Ivan Shchukin emprendieron su viaje desde París a España. Estuvieron unos días en Madrid. Desde allí escaparon a Toledo para ver las obras de El Greco, y al Escorial. Los últimos días los pasaron en Sevilla y Córdoba, objetivo del viaje. En Córdoba, Zuloaga adquirió la Visión del Apocalipsis de El Greco.

Hasta los últimos años de su vida Ivan Shchukin fue el gran promotor de la cultura rusa en Francia y de la cultura europea en el mundo artístico ruso. El papel de Ivan Shchukin en la biografía de Zuloaga podría ser mucho más importante de lo que se ha venido considerando hasta ahora.

Entre las personalidades que estuvieron a principios de siglo XX en París, destacaron Aleksandr Benois (1870-1960) y Serguey Diaghilev (1872-1929). Su revista Mundo del Arte (Mir Iskusstva, 1899-1904) fue la más importante entre las revistas de arte rusas de principios del siglo XX. En sus páginas fueron publicadas noticias sobre las exposiciones de París, Dresde, Múnich y Dusseldorf. Tanto Benois como Diaghilev destacaron la obra de Zuloaga, y las reproducciones de sus lienzos ocuparon un lugar importante en la revista.

Mi tío y mis primas, El paseo después de la corrida y el Retrato de la actriz Consuelo atrajeron la atención de los críticos de arte rusos. La primera publicación en la revista del año 1901 incluía once lienzos de Zuloaga, con algunos muy afamados posteriormente. En 1903 se reprodujeron Antes de la corrida y Gitana y andaluza. Inmediatamente después el gran coleccionista ruso Ivan Morozov adquirió uno de estos cuadros, Antes de la corrida (Preparativos para la corrida), actualmente en el Museo Estatal del Hermitage.

La etapa siguiente en la difusión de la obra de Zuloaga en Rusia tuvo lugar con el artículo publicado en la revista Apollo (editada entre 1909 y 1917), dirigida por Konstantin Makovsky, propiedad de Serguey Auslender (1886-1937), un talentoso escritor, dramaturgo y crítico de arte, que pudo ver la considerable colección de obras de Zuloaga expuestas en la Sezession de Múnich.

En 1914 la prestigiosa galería Lemercier de Moscú expuso dieciocho lienzos de Zuloaga, incluyendo algunos muy emblemáticos: Mujeres de Sepúlveda, Toreros de pueblo, Castilla la Vieja, Celestina, El enano Gregorio el Botero... Entre los retratos: Retrato de la señora Breval, Peregrino, Retrato del violinista Larrapidi, La hilandera, Autorretrato y otros. La misma galería editó un catálogo de la exposición. En la prensa rusa salieron noticias sobre la exposición de Zuloaga: la revista Niva de San Petersburgo publicó una selección de siete obras del artista.

El cuadro El enano Gregorio el Botero pasó a la colección de Mikhail Riabushinsky, y el Autorretrato a la colección de su hermano Nikolay, quien tuvo una estrecha con Zuloaga y fue retratado por el artista en 1918. Tuvo un papel destacado en la vida cultural y artística de Moscú a principios del siglo XX. Fue fundador, propietario y editor de la revista Zolotoye Runo (Toisón de Oro), impulsor y mecenas de la famosísima exposición titulada Rosa azul en 1907, organizó en tres años seguidos los salones de arte de Toisón de Oro, donde estuvieron presentes lienzos de G. Braque, V. van Gogh, A. Derain, K. van Dongen, A. Marquet, H. Matisse, P. Signac, G. Rouault, F. Vallotton y muchos otros. En Francia conoció a Zuloaga y fue su gran amigo. A partir de 1914 estableció su salón artístico en los Campos Elíseos, y desde su instalación definitiva en Francia en 1922 abrió tiendas de anticuariado en París, Biarritz y posteriormente en Montecarlo.

Las amistades rusas alcanzaron cierta importancia en la biografía de Zuloaga. Las familias de los coleccionistas Shchukin, Morozov y Riabushinskiy adquirieron obras del artista, que ahora pertenecen a los museos estatales de Moscú y San Petersburgo. Entre los admiradores de Zuloaga pueden mencionarse algunas de las personas más relevantes del mundo artístico ruso: A. Benois, S. Diaghilev, I. Grabar y otros. Las revistas rusas de mayor importancia, como Mundo del Arte o Apollo publicaron noticias sobre Zuloaga. Mayor importancia tuvieron las amistades rusas del artista en París, sobre todo Ivan Shchukin y posteriormente Nikolay Riabushinskiy.

domingo, 8 de noviembre de 2020

El coleccionista Jorge Pérez dona al Reina Sofía 1,5 millones de dólares para comprar obras

 

El coleccionista Jorge Pérez dona al Reina Sofía 1,5 millones de dólares para comprar obras

El empresario y mecenas radicado en Miami destina 177.000 euros para creadores emergentes españoles

El coleccionista Jorge Pérez, en Madrid, esta semana.
El coleccionista Jorge Pérez, en Madrid, esta semana.

El coleccionista argentino Jorge M. Pérez ha donado al Museo Nacional Reina Sofía un millón y medio de dóalares (1,3 millones de euros) euros para la compra de obras de arte. El empresario argentino, radicado en Miami, quiere que 177.000 euros se destinen a la adquisición de piezas de creadores emergentes españoles y 266.000 para readores latinoamericanos. El resto se invertirá en la compra de obras de la importante colección privada del mecenas que se integrarán en los fondos del museo español, dirigido por Manuel Borja-Villel. La valoración de las mismas se realizará atendiendo al precio que el empresario pagó en el momento de la adquisición.

Jorge M. Pérez, de 68 años, es uno de los empresarios latinos más ricos de EE UU. Ha amasado la mayor parte de su fortuna en el sector inmobiliario y de la construcción a través de su empresa The Related Group, una de las más importantes de Miami, ciudad en la que reside desde finales de los sesenta. De padres cubanos, Pérez cuenta con una notable colección de más de 400 obras de artistas sobre todo latinoamericanos, que incluyen trabajos de Fernando Botero, Frida Kahlo, Joaquín Torres García, Gonzalo Fonseca o David Manzur. Además, es miembro del Consejo Internacional de Mecenazgo de la Fundación Museo Reina Sofía. Tras su aportación de 35 millones para erigir una nueva sede del antiguo museo de arte de Miami, este cambió su nombre al de Pérez Art Museum Miami (PAMM).

Borja-Villel anunció ayer al patronato del museo tanto la donación de Pérez como las compras realizadas por el Reina en Arco. Son 19 obras de diferentes artistas nacionales e internacionales cuyo valor asciende a unos 350.000 euros. De finales de los años 90 y de la actualidad, se ha adquirido Juguemos a prisioneras (1993-1996), 36 dibujos de la vasca Azucena Vieites sobre el feminismo queer; Corea. A parallel story, 88 fotografías sobre el urbanismo posfranquista del madrileño Alejandro S. Garrido; Helmet, de la escultora June Crespo; Blue Building, del artista de Beirut Marwan Rechmaoui; Bachelor Machines part 1, del londinense Rosalind Nashashibi; cuatro obras pertenecientes a la serie Arts, Crafts and Facts de la artista de Sarajevo Maja Bajevic; Composición de grises, del escultor, pintor y director de cine Néstor Basterretxea; y cinco obras del madrileñoño Luis García Nuñez Lugán.

domingo, 1 de noviembre de 2020

Dibujo a plumilla de Sean Connery. Fallecio a los 90 años en Nassau (Bahamas)

 

                          Dibujo a plumilla de Sean Connery por Palmeral, 31-10-2020


La vida secreta de Sean Connery en Marbella

Ramón Palmeral

Al mejor agente 007 del cine, le salpicó el caso Malaya de Marbella.

Para muchos Sean Connery fue el mejor actor que interpretó al 007 en la franquicia de Ian Fleming. Su Oscar llegó en 1988, por su interpretación de policía irlandés de “Los intocables” de Eliot Ness. Dos premios BAFTA y tres Premiso Globo de Oro.​ Fue nombrado caballero por la reina Isabel II en el 2000.

Por los recortes de prensa leo algunos datos:

El actor escocés Sean Conney falleció a los 90 años en Nasáu (Bahamas). Había nacido en Edimburgo (Escocia) el 25 de agosto de 1930. Residió en Marbella casi por 30 años, era unos de los  pioneros de la jet set Marbellí, pero dejó un triste recuerdo por  la supuesta corrupción del actor y de su segunda mujer Micheine Roqauebrune (Anne Jeanne Cornery), acusaciones  que no fueron  probadas en el caso Malaya de Marbella.

El Ayuntamiento de Marbella ha reclamado en 2015 a la mujer del actor Sean Connery, Micheline Anne Jeanne Connery, dos millones de euros en concepto de resarcimiento por obras ilegales ejecutadas en el municipio. El portavoz del equipo de gobierno, Javier Porcuna (PSOE), explicó ayer que el Ayuntamiento denunció que la empresa By the Sea SL, de la que era administradora la mujer del actor escocés, construyó 72 apartamentos de lujo al margen de la normativa urbanística donde sólo se permitían viviendas unifamilares (de lujo).

 La Fiscalía Anticorrupción pedía para ella dos años y medio de prisión y 22,8 millones de euros de multa por su implicación en el caso Goldfinger. En enero, 17 personas se sentarán en el banquillo, acusados de fraude, delito fiscal y delitos contra la ordenación del territorio. El nombre que la policía utilizó para referirse al caso (título de una de las películas de Connery como 007) fue muy criticado por el juez encargado, Alfredo Elías Mondeja, ya que daba a entender que el actor era el principal encausado, y no era así.

Mantuvo una larga relación con Marbella, donde era propietario la finca Malibú, en la que pasó temporadas, aunque la relación terminó de forma abrupta con el caso judicial Goldfinger, pese a que el actor fue finalmente exculpado.

La cita es en el selecto Aloha Golf Club, del que el escocés es socio prácticamente desde que llegó a Marbella en 1975. Recuerdos de un pasado dorado en el que el escocés solía desayunar unos churros cerca de la plaza de Los Naranjos, en los que muchas mañanas le acompañaba Jaime de Mora, al que luego dejaba para irse a jugar al golf. Casi desde primera hora era socio Aloha Golf Club, donde un «caddy» le ayudaba a superar los hoyos cada mañana.

Connery y su esposa fueron imputados en mayo de 2010 por el juez que investigaba el caso -bautizado como Goldinger por el título de la película protagonizada por Connery en 1964- y se les citó a declarar en octubre de ese año, aunque ambos adujeron problemas de salud y no acudieron a la comparecencia.

 

En los años 70, cuando esta localidad malagueña había dejado de ser un pueblo pesquero y empezaba a recibir a celebridades internacionales, Connery, que acababa de casarse con su segunda esposa, Micheline, adquirió esta lujosa casa en primera línea de playa, que mantuvo hasta finales de la década de los 90.

El escándalo al que se refiere Keitjzer —y que ha vuelto a sobresaltar a una Marbella que el 27 de septiembre reanuda el juicio por el caso Malaya, la trama de corrupción urbanística más compleja de la historia de España, de la que Roca, ex gerente de Urbanismo del Ayuntamiento, es su presunto cerebro— ha salido del juzgado número 1 de primera instancia de la ciudad malagueña. El magistrado Ricardo Puyol está investigando desde la pasada primavera al actor y a su mujer Micheline Roquebrune (París, 1929) por un presunto delito relacionado con la corrupción urbanística. El origen del caso, que se ha llamado Goldfinger —en referencia a la película de 1964 en la que Connery interpretó el papel del agente británico James Bond—, está en las supuestas irregularidades en la venta de la parcela donde se ubicaba la finca de los Connery en 1999 cuando decidieron abandonar la Costa del Sol. En el mencionado terreno se podían construir cuatro casas de una altura, según el Plan de Ordenación Urbana vigente, y se edificaron, entre 2004 y 2005, 72 viviendas repartidas en 9 bloques de 3 alturas.

Era, añadía el actor que encarnó al agente James Bond, una ciudad donde "todo el mundo era agradable con los demás" y en la que pudo disfrutar del clima y de una de sus grandes pasiones: el golf, además de participar en fiestas y eventos.

 

Curiosamente, en aquellos primeros años también le atrajo el sosiego de una Marbella en la que todavía podía moverse libremente sin ser perseguido por los paparazzi.

El idilio se mantuvo hasta que Connery decidió abandonar Marbella y vender la mansión, cuyos terrenos fueron recalificados en la etapa en la que el Grupo Independiente Liberal (GIL) gobernaba el Ayuntamiento, lo que permitió construir un edificio de cuatro alturas con 72 inmuebles de lujo que todavía hoy mantiene el nombre de Malibú.

Finalmente se archivó la causa contra Connery, aunque continuó contra su esposa, y en el juicio celebrado en 2016 por la recalificación de la parcela de Malibú, el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz fue condenado a un año de prisión, mientras que el ex asesor urbanístico del Ayuntamiento Juan Antonio Roca fue absuelto.

Connery había nacido en la ciudad escocesa de Edimburgo (Reino Unido) el 25 de agosto de 1930. Hijo de un camionero y una mujer que se desempeñaba como personal doméstico, el actor siempre recordaba la pobreza que vivió en su infancia.

El actor decidió retirarse de la interpretación en 2003, cuando participó en su último trabajo delante de la cámara en "La liga de los hombres extraordinarios", la adaptación de la novela gráfica de Alan Moore que, a pesar de no contar con el respaldo de la crítica, recaudó más de 178 millones de dólares en su momento.

Finalmente se archivó la causa contra Connery, aunque continuó contra su esposa, y en el juicio celebrado en 2016 por la recalificación de la parcela de Malibú, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz fue condenado a un año de prisión, mientras que el exasesor urbanístico del Ayuntamiento Juan Antonio Roca fue absuelto.

lunes, 26 de octubre de 2020

I.Zuloaga en el 150º aniversario de su nacimiento 1870-2020. Plumilla de Palmeral

 

Homenaje al pintor Ignacio de Zuloaga en el 150 aniversario de su nacimiento en Éibar (G) 1870-2020

Palmeral es un ilustrador alicantino
 

Leer artículo de Ramón Palmeral en Hoja del lunes.com

https://www.hojadellunes.com/instantaneas-de-zuloaga-en-el-150-aniversario-de-su-nacimiento/

 

Video obras de Zuloaga

viernes, 9 de octubre de 2020

Entrevista con María Rosa Suáres Zuloaga (nieta del pintor Ignacio Zuloaga)

 


Entrevista:MARÍA ROSA SUÁREZ ZULOAGA | Directora de la pinacoteca de Pedraza

"Vamos a reforzar el camino de Zuloaga pese al reparto de la obra"

San Sebastián
María Rosa Suárez Zuloaga (San Sebastián, 1938) está considerada por sus amigos como una "mujer excepcional". Dirigió el Museo de Zumaia desde que enviudó a los 36 años. Ignacio Zuloaga y su mujer, Valentina Dethomas, tuvieron dos hijos, Antonio y Lucía. Ésta, casada con Enrique Suárez Rezola, dio tres nietos al artista: Ramón, María Rosa y Rafael. El legado del pintor ha sido fuente de controversia y litigios judiciales entre los tres hermanos.

María Rosa Suárez Zuloaga pone rumbo a Pedraza de la Sierra (Segovia), donde se encuentra el Museo Zuloaga que dirigirá a partir de ahora. Junto al de Zumaia, atesoran el legado de su abuelo, el pintor Ignacio Zuloaga (Eibar, 1870 - Madrid, 1945) uno de los más importantes pintores españoles. La nieta del artista, mecenas en la Comarca del Urola y directora del museo de Zumaia desde que enviudó a los 36 años, responde por teléfono desde Lerma de camino a su nuevo destino. Una sentencia sobre el patrimonio familiar ha dividido en tres partes la colección de Zuloaga y ella se queda con el museo en la árida Castilla lejos del oleaje de Zumaia.

Pregunta. Su marcha suena a destierro. ¿Cómo ha sido la decisión de quedarse con Pedraza?

"Hemos dividido el patrimonio de mutuo acuerdo tras mucho negociar"

"El apellido Zuloaga más que pesar, obliga. No se puede llevar sin dignidad"

Respuesta. Ha sido una decisión familiar tras la escisión del patrimonio entre los tres nietos. Ahora va haber dos colecciones en Zumaia y otra que se va a Castilla que es la mía.

P. ¿Le hubiera gustado quedarse en Zumaia?

R. Hay una mezcla de sentimientos y siempre pesan porque soy zumaiana de toda mi vida. Pero al mismo tiempo, es una ruta que él [Zuloaga] hizo y toca cambiar de mentalidad. Mis hijos están encantados con este nuevo rumbo. A partir de ahora, cada colección tiene su jefe. Mi hermano Rafael se queda con el museo y la ermita de Zumaia, Ramón con la casa y su Fundación creada por él y luego está la mía que se va a Pedraza y que es una joya.

P. No solo ha dirigido el museo de Zumaia sino que además ha sido una mecenas para muchos artistas. ¿Cómo ha compaginado estas dos labores?.

R. Muy bien porque tengo mucha afición. Me quedé viuda joven, a los 36 años, y por motivos familiares me dediqué a la colección, a fomentar el museo, abrir las puertas a las veladas en Santiago Etxea, a la investigación... Toda esta labor me ha dado pie a contactar con mucha gente. En la época de mi abuelo las puertas del museo siempre estaban abiertas a las personas interesadas en el mundo artístico. Y la gente siempre ha podido entrar y contactar conmigo. El País Vasco tiene gente interesantísima bajo todos los aspectos desde los grandes, Techellea Idígoras, por ejemplo, hasta los jóvenes que ya tienen su carrera. Zumaia fue un foco de todas las tendencias que estaban con falta de empuje. Pero poco a poco han salido adelante.

P. ¿Con qué se queda de su paso por Santiago Etxea?

R. Es una pregunta muy complicada. El tema familiar, los recuerdos buenísimos, y la responsabilidad que nos dejó nuestro antepasado como coleccionista, pintor, como vasco. ¡Con la afición y la locura que tenía por este país!. Por esta responsabilidad hemos sido discretamente unos mecenas. Recuerdos malos no tengo, y eso, que las circunstancias eran en muchos momentos muy duras; la cultura siempre ha estado un poco abandonada en muchos sentidos. En nuestro caso, hemos mantenido el continente y el contenido del museo como hemos podido.

P. ¿Se van a mover las colecciones, habrá cesiones?

R. No, cada uno tiene la suya. Cada uno tiene una muestra de las maravillas que ha dejado Zuloaga y creo que es un bien cultural magníficamente repartido y que seguramente tendrá éxito.

P. ¿Se complementan las tres colecciones?

R. Sí, hay una evolución de Zuloaga en cada colección y luego hay patrimonio de obra antigua que también está en cada colección. Por eso, creo que va a ser muy completo. El reparto ha sido de mutuo acuerdo, ha habido que equipar y hacer muchas negociaciones pero hemos llegado a buen fin y estoy contenta de que las cosas hayan salido bien para el País Vasco y también para Castilla y León.

P. ¿Se abre una nueva etapa en los museos Zuloaga?

R. Vamos a reforzar el camino que nuestro abuelo trazó, ahora con sus tres dueños. Hemos hecho un recorrido largo de unificación de tres personas que llevaban todo aunque yo tenía más ocupación que mis hermanos que son industriales pero ahora cada uno tiene su propiedad.

P. ¿Cuál es la mejor obra que se lleva a Pedraza?

R. La Familia, fantástico. Estuvo expuesto en Nueva York.

P. ¿Qué opina de la falta de acuerdos entre las instituciones y la familia Chillida sobre el futuro de Chillida-Leku?

R. Me da mucha pena porque en este momento un continente y un contenido tan importante de un escultor universal contemporáneo no se puede perder. En el País Vasco necesitamos de Chillida. El artista tiene que tener defensores de su arte y no solo económicamente.

P. ¿Deben los museos de autor dinamizarse para sobrevivir?

R. Cuando no había crisis se nos ha hecho muy poco caso y a los privados menos. Ahora que hay se debe valorar el trabajo de quienes invierten su tiempo en el arte. En este sentido, el homenaje que me hicieron en Zumaia de despedida fue muy gratificante.

P. ¿Pesa el apellido Zuloaga?

R. Más que pesar, obliga. No se puede llevar un apellido sin dignidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2011

Antonio Zuloaga Dethomas, segundo hijo de pintor Ignacio Zuloaga y Valentine Dethomas

 

Antonio Zuloaga Dethomas

Quién fué Antonio Zuloaga Dethomas

Fue el segundo hijo de Ignacio Zuloaga Zabaleta y Valentine Dethomas Thierré. [La hija mayor se llamaba Lucía] Nació en París el 10 de enero de 1906. De muy niño, su vida se repartió entre la casa de sus padres rue Caulaincourt en Paris y la casona de la familia de su madre en Saint Medard en Jailles (cerca de Burdeos). A partir de 1914 los veranos los pasó en la nueva finca que sus padres crearon en Zumaia, Santiago Etxea.

Antonio pasó su niñez y juventud en el ambiente de Montmartre, forjando amistades para toda la vida con personas como el futuro pintor expresionista Gen Paul ‘Popol’, que lideraba un grupo de amigos con una orquestina conocida como ‘la banda de Montmarte’. A partir de 1933 ese grupo se unió el médico y escritor Louis Ferdinand ‘Celine’.

Estudio el bachillerato en el Liceo Condorcet, escuela pública con un elevado porcentaje de alumnos protestantes y judíos. Posteriormente estudió ciencias químicas en la Universidad de la Sorbona.

A los 25 años Antonio marchó a Madrid para realizar su servicio militar, destinado a la Guardia Real, donde hacía instrucción por las mañanas.

En Madrid Antonio Zuloaga se alojaba en la Residencia de Estudiantes, donde colaboró con su director Jiménez Fraud en la organización de conferencias, dedicando tiempo a investigar en su laboratorio la composición de pinturas al óleo para artistas, negocio que pretendía emprender una vez finalizada su estancia en Madrid.

En el invierno de 1929 el joven se instala en Zumaya, donde puso en marcha la empresa ‘Colores Zuloaga’ en un edificio anejo a la finca de sus padres.

El comienzo de la Guerra Civil el empresario de pinturas se encuentra en Zumaya. Poco después de ocuparse el pueblo por los franquistas Antonio Zuloaga –con treinta años y soltero -es movilizado y enviado al frente de Madrid.

En el verano de 1937 –después de una sucesión de robos de obras de arte que tuvieron lugar en los meses precedentes, así como la destrucción de la casa familiar de los Zuloaga – la familia Zuloaga se vuelca en apoyar a la causa franquista. Y Antonio es destinado al personal de los franquistas en París, poniéndose a colaborar con Juan Estelrich (representante de Francesc Cambó en Francia) en materias de propaganda. Durante toda la Guerra Civil se dedica a esa actividad, así como a organizar la visita a la España franquista de personalidades francesas. Así mismo interviene en la repatriación de bienes culturales españoles y en la entrega –por parte del obispado de Amiens-de las reliquias de San Fermín a la diócesis de Pamplona. Dada la gran cantidad de material fotográfico que pasa por sus manos, va proveyendo a su madre de cientos de imágenes que se incorporan al archivo familiar. Hasta marzo de 1939 (en que el Gobierno de Franco es reconocido por Francia) actuó en la clandestinidad.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial Antonio Zuloaga es Subdelegado de la Agènce d’Infomations Franco-Espagnoles a lo que se le une el cargo de agregado de prensa de la Embajada de España. En junio de 1940 asiste al embajador Lequerica en sus tareas para facilitar el armisticio entre Alemania y Francia; razón por la cual en marzo de 1941 se le concederá la encomienda de la Orden de Isabel la Católica. Tras la ocupación de Paris en el mes de junio de 1940, en el mes de septiembre se incorporó a la primera red de resistencia, la que se organizó en el parisino Museo del Hombre; esta fue desarticulada en diciembre de ese mismo año, no siendo detenido Zuloaga.

Historia de Antonio Zuloaga Dethomas

A pesar de que su puesto le obligaba a residir en la nueva capital del Gobierno francés –Vichy- Antonio ayudó a un número indeterminado de franceses a cruzar a la zona no ocupada y desde allí escapar a España. Sus enfrentamientos con el responsable de Falange en Francia motivaron que fuera sometido a vigilancia y que se le interviniera su correspondencia. Las sospechas sobre su persona acabaron por provocar su marcha a España, desde donde continuó facilitando la fuga de personalidades judías, entre ellos varios miembros de la familia Rothschild y René Mayer (presidente de la comunidad judía francesa, y futuro primer ministro y presidente de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero).

A partir de 1945 Antonio Zuloaga ya no es funcionario del gobierno de España, solicitando y consiguiendo que se le nombre Agregado honorario de la Embajada de España en París, lo que le permitía mantener su pasaporte diplomático. A partir de entonces, y hasta finales de los años sesenta Antonio Zuloaga colaboró con la embajada aportándole sus numerosos contactos en diversos círculos culturales, políticos y empresariales franceses. En esas fechas Antonio Zuloaga se dedica principalmente a sus negocios con Don Juan March Ordinas, con quien colabora para conseguir el control dela empresa Barcelona Traction y la posterior fundación de la empresa Fuerzas Eléctricas de Cataluña SA (FECSA) de la que fue fundador y miembro de su consejo de administración hasta prácticamente su muerte.

En esas fechas le solicita por carta ayuda a Antonio Zuloaga su amigo Louis Ferdinand ‘Celine’, célebre novelista francés que se había unido a la ‘banda de Montmartre’ en 1933. Celine era antisemita, y al retirarse los alemanes de Francia les acompañó, fugándose al final de la contienda a Dinamarca, donde fue encarcelado mientras en Francia se le condenaba a muerte por traición. Celine pidió a Zuloaga en numerosas cartas que le ayudase a conseguir un nuevo juicio pues no se le acusaba de delitos de sangre. Finalmente, tras las gestiones de Antonio Zuloaga con René Mayer (que fue primero, ministro de justicia, y después primer ministro de Francia) Céline pudo regresar condenándosele al confinamiento de por vida en un pueblo.

Antes de 1953 se casó con Inés Calot (Burdeos 1918) viuda del médico Belvallette, haciéndose cargo de la educación de sus dos hijos, François y Pat.

En 1955 el Gobierno francés le concedió la Legión de honor.

En 1957 participó en la fundación de Cervezas San Miguel SA, de la que fue miembro del consejo de administración durante unos veinte años.

Murió en el caserío Larramendi, Zumaia, el 7 de febrero de 1981.

Datos tomados de la Fundación Ignacio Zuloaga 

 

 

 Árbol genealógico de Ignacio Zuloaga









Información de contacto

Calle de López de Hoyos, 5

28006 Madrid

915 15 81 32