jueves, 18 de mayo de 2017

Un Basquiat que se parece a un Saura, pero en colores. Lo compra Yusaku Maezawa por 99 millones de euros

Basquiat bate con 99 millones de euros el récord en subasta para un artista americano

El empresario japonés Yusaku Maezawa adquiere en Sotheby´s la obra del grafitero neoyorquino fallecido con 28 años








El lienzo sin título del artista Jean-Michel Basquiat
El lienzo sin título del artista Jean-Michel Basquiat EFE

La inquietante cabeza negra de Jean-Michel Basquiat puso el broche entre vítores a la semana de subastas de arte contemporáneo en Nueva York, al pagarse 110,5 millones de dólares (cerca de 99 millones de euros) por su lienzo sin título en Sotheby´s. Es un precio récord para un artista de origen americano, que de esta manera entra en el exclusivo club que integran Andy Warhol, Barnett Newman, Jasper Johns, Francis Bacon, Roy Lichtenstein, Jackson Pollock, Willem de Kooning y Pablo Picasso.
Basquiat nació en el barrio neoyorquino de Brooklyn, de padre haitiano y de madre portorriqueña. No llegó a cumplir los 28 años de edad cuando falleció por sobredosis en NoHo, en el distrito de Manhattan. (Las muertes tragicas de los pintores atraen a los coleccionista).
  La puja duró 10 minutos, algo poco habitual. Al precio al que se adjudicó duplica prácticamente los 57,2 millones en los que se subastó hace un año en Christie´s el anterior récord del artista.
El precio de salida de la canina sobre fondo azul de SAMO, como se daba a conocer cuando grafiteaba por los muros de Nueva York, se fijó en los 57 millones, muy cerca del anterior récord de Basquiat. La puja fue cosa de dos. Uno de los potenciales compradores estaba en la sala, que se quedó en los 97 millones. El que daba la batalla por teléfono puso un millón más, cifra a la que hay que sumar gastos y comisiones.

Ver más obras de este artista




El coleccionista japonés Yusaku Maezawa
El coleccionista japonés Yusaku Maezawa EFE

Sotheby´s informó después de que el nuevo dueño es el coleccionista y empresario japonés Yusaku Maezawa, fundador de la compañía de comercio electrónico Start Today y del portal ZOZOTOWN. La intención del magnate es que el lienzo se exponga en el museo que quiere crear en su ciudad natal, Chiba. Maezawa, de 41 años de edad, tiene una fortuna estimada en 3.500 millones de dólares.
Maezawa repite con Basquiat. Fue el que compró también el pasado año su otra obra sin título. El coleccionista tiene intención de prestarla a museos de todo el mundo para que el público pueda experimentar la “emoción” y la “gratitud” que siente por el arte. “Espero que genere tanta alegría a los demás como a mí”, añade. El empresario japonés espera, además, que esta obra maestra “inspire a generaciones futuras”.

Tres décadas después

El cuadro sin título de Basquiat, fechado en 1982, es una gran obra. La creó con 21 años, en el momento más importante de su carrera como artista. “Todo lo que tocaba era fantástico”, señalaron los responsables de Sotheby´s durante la presentación del lienzo antes de la subasta. La obra es de gran formato, de 1,83 metros de alto por 1,73 de ancho. El anterior comprador pagó 19.000 dólares en una subasta en 1984.
Desde entonces no volvió a verse en público. Los expertos aseguran que se trata de uno de los tres mejores cuadros de Basquiat, convertido ahora en “una gran obra maestra”, como se escuchó decir en la sala al cantarse el adjudicado. Esta semana se subastaron al menos 14 trabajos del artista en Sotheby´s y Christie´s. Sus creaciones resonaron durante las protestas en EE UU contra la brutalidad policial.
Pablo Picasso sigue conservando el récord para la obra de arte más cara vendida en una subasta, con 179,4 millones de dólares. Solo hay 10 obras que se han subastado hasta la fecha por más de 100 millones de dólares. La Basquiat es la sexta más cara que se adjudica tras una puja en público.

............................
 Biografia artistica de Basquiat

Pero fue a partir de 1980, siendo aún un vagabundo, cuando comenzó a dedicarse principalmente a la pintura. J.M. Basquiat poseía una cierta curiosidad intelectual y sentía una verdadera fascinación por el expresionismo abstracto, por los trazos gestuales de Franz Kline, por los primeros trabajos de Jackson Pollock, por las pinturas con figuras de De Kooning y por las caligrafías de Cy Twombly, todo lo cual, junto a sus raíces haitianas y portorriqueñas, le llevó a tener un gran dominio del grafismo expresivamente gestual. Interesado también por las combine paintings de Robert Rauschenberg y por el Art Brut, de Jean Dubuffet, así como por la cultura popular, sus graffitis adquirieron una cualidad plástica y expresiva cada vez más próxima a la de la reciente pintura norteamericana, hasta el punto de que, unos años más tarde, Jeffrey Deitch definió su trabajo como una “chocante combinación del arte de De Kooning y de los garabatos pintados con aerosol en el metro neoyorquino”.
Desde pequeño había recibido una apreciable educación artística informal; su madre lo llevó a visitar museos (fue miembro júnior del Museo de Brooklyn a los seis años), también lo inició en la lectura de literatura poética, y más tarde lo impulsó a escribir la propia. El nombre de su grupo se convirtió en un capítulo más del mito cuando Basquiat afirmó que estaba inspirado en el autor de un libro sobre anatomía que había acompañado su convalecencia tras ser atropellado, a los seis años, por un automóvil. El propio Basquiat repetiría varias veces que ese libro fue un referente precoz de su trabajo. Completó su formación autodidacta como oyente en la Escuela de Artes Visuales, donde entró en contacto con el pintor y autor de graffiti Keith Haring.
  El 10 de febrero de 1985 Basquiat aparece en la portada de la revista dominical The New York Times, convirtiéndose en el primer artista plástico negro que aparece en la primera plana. Cosa curiosa, pues en esa época el estereotipo racista blanco consideraba a los negros buenos deportistas, buenos bailarines o buenos músicos, pero no en campos como las artes plásticas. El artículo que acompaña la foto, redactado por Cathleen McGuigan, se intitula “New art, new money: The marketing of American artist” ("Nuevo arte, nuevo dinero: El marketing de un artista norteamericano").